Dark Light

El miedo se palpa en el ambiente. Carlos Tavares dirigió un agresivo discurso en la feria del CES de Las Vegas al publico presente. La ofensiva china es más real que nunca, y el CEO de Stellantis considera que las instituciones europeas están poniendo una “alfombra roja” a las importaciones del país asiático. Los redobles de tambor son cada vez más sonoros y ponen en alerta el tablero de juego a marcas ya establecidas en Europa, que ven una amenaza muy latente en las cada vez más avanzadas empresas automotrices chinas.

Es paradigmático con la situación de Geely, el conglomerado con sede en Hangzhou, que poco a poco va completado su portfolio con la adquisición de importantes porcentajes de accionariado en marcas europeas, optando por una táctica sigilosa para adentrarse en el viejo continente. Desde la Unión Europea hay preocupación en este tipo de movimientos empresariales, pero con una actitud de vigilancia por las posibles consecuencias futuras que se puedan desencadenar. Occidente tiene recelo de la opacidad que supone el control de compañías estratégicas en manos de empresas externas de países con intereses diferentes a los occidentales.

Pero el desembarco de Geely aumentará próximamente con la incorporación de las propias divisiones chinas (Zeekr y Geometry) al mercado comunitario, con productos de un nivel competitivo e interesante para los estándares europeos. El resto de compañías chinas son más cautas y su implementación está siendo más reducida (solo podría destacarse el caso de SAIC a través de MG como reseñable). Pero en el caso de Geely las ambiciones son muy superiores y dejan claro que su salto internacional está siendo y va a ser más profundo, en la búsqueda de un nuevo horizonte transversal de cooperación industrial y tecnológico entre diferentes empresas del sector del motor.

Geely, el gigante hambriento 1
© Reuters

El artífice tras Geely es Li Shufu. Nacido en 1963 en una de las regiones más pobres de China, vivió en un ambiente muy humilde y con escasos recursos para subsistir. El niño que creció sin poder tener juguetes ha logrado, sin embargo, amasar un gran emporio automotriz al calor de las oportunidades que la liberalización de la economía china ha provocado en estas últimas décadas. Su afiliación al Partido Comunista Chino también le ha proporcionado poder e influencia en la más alta jerarquía del país. Un enigmático líder en la sombra que ha reunido en su haber a compañías de diferente condición y ser:

GEELY

Geely, el gigante hambriento 2
© Geely Auto

Es una de las más importantes marcas en el mercado chino, siendo la segunda en producción (sin contar los fabricantes autóctonos en asociación con grupos occidentales) y con un vertiginoso aumento de sus ventas cada año. Apenas roza los 30 años de actividad y ya ha sufrido un abismal cambio en la calidad y construcción de sus productos, que la hace totalmente asemejable a las necesidades y gustos occidentales. No hay actualmente una hoja de ruta clara en la que la marca matriz del grupo aterrice en el continente, pero puede ser solo cuestión de tiempo.

Geely, el gigante hambriento 3
© Geely Auto

GEOMETRY

Es la marca más joven del grupo, nacida en abril de 2019, con la misión de ser una alternativa de bajo coste para ayudar a la popularización de la electrificación al gran público. Algunos de sus modelos están planteados para ser comercializados en el mercado europeo, como el Geometry C, que el pasado año comenzó a exportarse. Otros modelos, como el Panda Mini EV, son una apuesta por la implantación masiva de eléctricos de pequeño rango en el mercado interno chino.

Geely, el gigante hambriento 4
© Geometry

ZEEKR

Geely, el gigante hambriento 5
© ZEEKR

Es la marca de mayor proyección dentro de la órbita del grupo y con la que Geely quiere poner en el punto de mira a Nio y Tesla. Su enfoque es premium pero con especial hincapié en la movilidad eléctrica y la conectividad, apostando muy decididamente también por la conducción autónoma (con una gama especifica para ello llamada RoboTaxi). Se encuentra preparando su lanzamiento en Europa con modelos como el ZEEKR 001, 009 y el recientemente presentado X que están logrando un gran impacto positivo sobre la visión que se tiene de los vehículos chinos de nueva generación.

Geely, el gigante hambriento 6
© ZEEKR

LYNK AND CO

Es una sociedad nacida en conjunto con Geely y Volvo, que ha servido para transferir poco a poco tecnología de la firma sueca e implantarla en el seno del grupo, y conseguir adentrarse en Europa de una manera astuta y consensuada. Sus aspiraciones premium han conllevado la separación como submarca de ZEEKR, para quedarse en una posición más generalista y de target más amplia. Su peculiaridad siempre ha residido en el método de compra y uso de sus vehículos, por medio de suscripción, y en ser pionera en la conectividad inteligente.

Geely, el gigante hambriento 7
© Lynk & Co

VOLVO

Seria escueto definir solo como sorprendente la compra por parte de Geely de la división de automóviles de Volvo a Ford en 2010, un movimiento (valorado en su momento en 1.800 millones de dólares) que supuso un debate por los perjuicios y dudas que generaba la transacción a un desconocido grupo oriental. El tiempo ha desmontado estos planteamientos y la marca sueca no solo ha sobrevivido sino que a logrado ser más atractiva e influyente que nunca. Tras una inversión superior a los 10.000 millones de dólares, las ventas han conseguido multiplicarse por dos a lo largo de una década y la producción se ha diversificado en modernas factorías por todo el planeta (Suecia, China y Estados Unidos).

Geely, el gigante hambriento 8
© Volvo Cars

POLESTAR

Como spin off de Volvo, ha nacido en el seno de Geely pasando de ser la división de vehículos de mayor rendimiento y deportividad a ir labrándose un camino propio como premium deportiva y eléctrica. Ya ha comenzado a dar sus primeros pasos independientes con una nueva gama que está comenzado a ser una realidad en los 2 y 3, y que próximamente aumentará con las berlinas 4 y 5. De un marcado carácter nórdico aspiracional, los modelos de Polestar están logrando su propia identidad ya alejada de Volvo.

Geely, el gigante hambriento 9
© Polestar

LOTUS

Bajo el amparo de Geely, la famosa marca de superdeportivos británica está viviendo uno de sus momentos más dulces, con los que posicionarse a la altura de Porsche y Ferrari. Se calcula que las inversiones destinadas a este objetivo han alcanzado los 2.000 millones de libras, plasmados en los lanzamientos del Evija, Emira, Eletre y Envya /Etude. Con ellos, Lotus está volviendo a la primera plana de la escena mundial, tras décadas relegada a un papel muy minoritario y en constante decadencia.

Geely, el gigante hambriento 10
© Lotus Cars

ASTON MARTIN

Tras dos intentos por comprar el capital mayoritario del fabricante de Gaydon, finalmente Geely ha conseguido acceder a un 7,6 % de su accionariado. La batalla ha sido dura, puesto que tanto Lawrence Stroll como el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí tenían intenciones de mantener su mayor hegemonía accionarial sobre el grupo chino, que aún guarda la esperanza de aumentar en el futuro. La visión de Geely para Aston Martin pasa por compartir y desarrollar nuevas tecnologías, para que cuente con una nueva gama eléctrica. Es más que probable que esto permita sinergias con el resto de marcas del grupo y puede que el traslado parcial de la producción al continente asiático, como Lotus y Volvo.

Geely, el gigante hambriento 11
© Aston Martin

LEVC (London Electric Vehicle Company)

Los míticos taxis londinenses también son propiedad de Geely, que tomó su control total en 2013. La empresa quiere dar el salto más allá de su ámbito tradicional de actuación y ser un fabricante de vehículos eléctricos con peso internacional. En estos momentos se encuentra replanteándose y adoptando un nuevo rumbo con la fabricación de furgonetas eléctricas, de las cuales ya empiezan a comercializarse en diversos países europeos.

Geely, el gigante hambriento 12
© LEVC

PROTON

En 2017 el grupo chino se hizo con el 49,9 % de la marca malaya, lo que en la práctica la convierte en una filial por derecho propio. A su vez, con su compra se materializaba la adquisición de Lotus, ya que esta pertenecía desde 1996 a la firma asiática. Los nuevos planes para Proton pasan por un salto a la electrificación total, usando la plataforma CMA de Volvo y la transferencia de la tecnología que posee Geely, para que la marca pueda ser competitiva en Asia y pueda modernizarse.

Geely, el gigante hambriento 13
© Proton

SMART

Una nueva etapa de la lozana marca (1997) la convierte en 50 % propiedad de Mercedes-Benz y en otro 50% de Geely, Tras su escisión del grupo alemán, el cese de los acuerdos con Renault y cualquier relación con su fundadora Swatch, la nueva empresa se llama Smart Automobile y ha cambiado ligeramente de enfoque comercial. El nuevo producto que lo simboliza es el Smart #1, un SUV pequeño totalmente eléctrico e hiperconectado que ha sido diseñado entre los equipos alemán y chino de ambos fabricantes. La producción de los nuevos modelos se va a concentrar en suelo chino.

Geely, el gigante hambriento 14
© Smart Automobile

PARTICIPACIÓN EN MERCEDES-BENZ

El sueño de Li Shufu se va convirtiendo en realidad, y su más admirado fabricante poco a poco va siendo de su propiedad. De hecho, el primer “coche” de Geely fue una creación personal del ahora magnate chino, que modificó un FAW-Audi 100 para asemejarlo al Mercedes-Benz Clase E W210. Finalmente, en 2019 adquirió el 9,69% de Daimler por 7.200 millones de dólares, un gran desembolso de su fortuna pero que lo convirtió en su principal accionista. Con esta gestión empresarial busca una mayor cooperación industrial entre ambos grupos, como el anuncio de desarrollar junto a Volvo sistemas de propulsión híbridos. Pero tampoco deja la puerta cerrada a una futura ampliación de su participación, en lucha también contra BAIC, el otro gran imperio chino, que posee también un 9,98% y que recientemente ha firmado un acuerdo de inversión a largo plazo para Mercedes-Benz.

Geely, el gigante hambriento 15
© Mercedes-Benz

CAMIONES Y AUTOBUSES / AUTOCARES

De manera directa, Li Shufu tiene poder sobre los dos mayores fabricantes de vehículos industriales del mundo: AB Volvo y Daimler Truck AG. En el primero, a través de una participación del 8,2% que lo convierte en su principal accionista individual, y en el segundo del 6,3% (más la participación que posee en Mercedes-Benz, dueña al 30% de Daimler Truck AG). En conjunto, el grupo sueco aglutina a las marcas Volvo Trucks & Buses, Renault Trucks, Mack, Rokbak, UD Trucks, Nova Bus y Dongfeng Trucks, y el alemán a Mercedes-Benz, Setra, Freightliner, BharatBenz y Mitsubishi-Fuso. Bajo este auspicio, AB Volvo y Daimler Truck AG están llevando a cabo una joint-venture para fabricar vehículos movidos por hidrógeno en el entorno de 2025.

Geely, el gigante hambriento 16
Productos de algunas de las marcas propiedad de AB Volvo y Daimler Truck.

ACUERDOS CON RENAULT

Con Renault se han rubricado acuerdos comerciales y empresariales de importante calado. La nueva dirección, comandada por Luca de Meo, ha concretado la transformación del fabricante galo en una empresa tecnológica con apertura a otros sectores de negocios. En este plan (la Renaulution), Geely juega un papel de especial importancia, ya que va a hacerse cargo de la división de motores de combustión del grupo francés. Por medio de Horse, una sociedad en la que el grupo chino concentrará el mayor poder, la marca francesa se irá desvinculando lentamente, aunque seguirá siendo el principal cliente de la nueva compañia.

Geely, el gigante hambriento 17
© Renault

Además, adquirió en 2021 un 34% de su división Renault Korea, anteriormente Samsung, para fabricar desde Corea del Sur modelos conjuntos con la promesa de Geely de ampliar el mercado oriental a Renault. Los recelos de Nissan, en una Alianza tormentosa con el fabricante galo de constantes idas y venidas, habría desembocado el nuevo replanteamiento entre ambas, ya que los japoneses temen el trasvase tecnológico que Geely está llevando a cabo con los acuerdos junto a Renault.

Geely, el gigante hambriento 18

¿Cuál será el siguiente paso? los movimientos empresariales para Geely no parecen saciarse, y su apetito no para de aumentar. Las marcas ya adquiridas o participadas irán notando con el paso del tiempo la unificación que está llevando a cabo su matriz, a través de las muchas colaboraciones internas que se están llevando a cabo. Un gran actor global está naciendo y que puede convertirse en principal tras este vertiginoso crecimiento.